¿Qué pasa con los trabajadores en la reforma política del distrito federal?

Desde el año pasado, los trabajadores organizados en torno al sindicato único de trabajadores del distrito federal se reúnen en mesas de diálogo con la oficialidad mayor de la institucionalidad. Sin embargo, el cumplimiento de eso que se conversa y acuerda no ha sido sencillo.
Los trabajadores relatan que lo pactado hasta ahora tiene que ver con el estatus irregular en que se encuentra una buena porción de los trabajadores estatales en la égida de la ciudad capital.

“A pesar del diálogo, el gobierno de la ciudad no ha querido resolver la situación precaria en la que se encuentran casi el 50 por ciento de los trabajadores a su cargo. Por un lado, están los “eventuales” que a pesar de llevar, en algunos casos, décadas de trabajo en el gobierno del distrito, no se los incluye en la nómina base. Luego están los llamados “nómina 8”, que son personas contratadas por un año, que se les va renovando y tampoco se los regulariza. La peor situación de todas formas, en cuanto a inseguridad laboral es la de los “autogenerados”, cuya situación de dependencia los obliga, incluso, a tener que pagar para trabajar” explicaron los movilizados a Desinformémonos.

El reclamo entonces, es que las situación se acomode de acuerdo al tiempo de trabajo que llevan los trabajadores en esas categorías, todas precarias. Este viernes, se manifestarán a las 4 de la tarde en el cruce de 20 de Noviembre y el Zócalo; y el próximo lunes en el entorno de las oficinas de los patrones, con un plantón cerca del edificio del gobierno del distrito.

“El problema es que al mantenerlos en categorías que no les corresponden, por ejemplo a los de Nómina 8, que a los 6 meses y 1 día de trabajo para el Estado, ya deberían ser asignados como “eventuales”, son la gran mayoría de la fuerza de trabajo en las delegaciones. Nosotros estimamos que los trabajadores con regímenes precarios de trabajo en el gobierno de la ciudad rondan el 50 por ciento del total”

No solo la precariedad sino la diferencia de remuneración ante igual tarea, e incluso, la asunción de múltiples roles que no están comprendidos dentro del sueldo. Hacen tareas que no se les pagan, pues.

La otra pata de la cuestión tiene que ver con la capacidad de organización y sindicalización de los más de 1 millón de trabajadores de esa parte del gobierno.
“Tenemos casos de trabajadores que han pasado a ser de base hace más de 2 años, sin que el gobierno les asigne el dígito sindical que les permite afiliarse a alguna de las 42 secciones sindicales que conformamos el sindicato único de trabajadores del gobierno del ex distrito federal.”

Esta “demora” en la habilitación de los derechos sindicales no es inocente, relatan, y tiene su correlato en lo que se gesta por lo bajo detrás de la Reforma Política, que va a implementarse a partir del año 2018.

“La reforma prevé que las delegaciones desaparezcan y pasen a ser alcaldías. Por todos lados se escucha que esta reforma va a ser nociva para los trabajadores del gobierno de la ciudad y creemos que es cierto.”

La reforma modifica el Artículo 123 agrega un párrafo en su apartado B:
“Las relaciones entre los organismos constitucionales autónomos y sus trabajadores se regirán por lo dispuesto en el presente apartado. El régimen laboral aplicable a los organismos descentralizados será determinado por la ley que lo rija”

Los trabajadores apuntan a que la modificación anulará su derecho a huelga, así como haría caer los cientos de contratos colectivos que se negociaron y se encuentran vigentes en la administración pública del gobierno de la ciudad.

La propia Comisión Nacional de Derechos Humanos del Ditrito Federal emitió su preocupación a comienzos de 2015, porque las modificaciones “provocarían un impacto laboral, social, económico y político al eliminar los derechos laborales de los organismos públicos descentralizados.” Acompañó la lectura hecha por los trabajadores de que abre la puerta a la eliminación de los contratos colectivos existentes y firmados, y que de quererse, podría afectar también a otros organismos públicos, como la UNAM, la Comisión Federal de Electricidad y el resto de los 34 órganos descentralizados del Gobierno de la ciudad.

Los trabajadores además entienden que con el traspaso de las delegaciones a las alcaldías provocaría con el sindicato único de trabajadores del gobierno del DF, algo similar a lo que ocurrió con Luz y Fuerza, el sindicato de los trabajadores de la comisión federal de electricidad, quienes, de un plumazo fueron movidos a la égida nacional, haciendo desaparecer – o intentándolo al menos – uno de los sindicatos más potentes y numerosos de la Ciudad de México.

“Esto es algo que nadie comenta, que no se le dice a la población. Todo es tan ambiguo. ¿Qué va a pasar con los trabajadores durante la reforma? Es la misma lógica que plantearon con la Ley Atenco: lo que están buscando es que la manera para no permitir que la gente se organice y se manifieste”

Foto: Mitín realizado por los trabajadores en la Procuraduría General de Justicia de la CDMX, este viernes 1 de Abril

 

 

Desinformémonos: http://desinformemonos.org.mx/que-pasa-con-los-trabajadores-en-la-reforma-politica-del-distrito-federal/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s