Montaña adentro | Guerrero en el torbellino de la muerte

Tremenda Balacera en Acapulco Guerrero 24/04/2016

 

 

Guerrero: mar y sangre

 

Para las autoridades de Guerrero la actividad turística está por encima de la misma vida de la población pobre de Acapulco: “Acapulco está llenísimo y Guerrero está bien”, declaró este primero de enero el gobernador Héctor Astudillo.  Guerrero está bien porque este fin de año cerró con el 97.5% de ocupación hotelera en Acapulco y dejó una gran derrama económica para el empresariado acapulqueño y las empresas extranjeras. Aprovechando estas cifras alegres, las estadísticas de la violencia fueron relegadas del discurso oficial.  El ambiente de disipación y de estridencia creado por los vacacionistas fue propicio para que las autoridades  emitieran  mensajes melosos con motivo  del año nuevo, para  borrar de tajo la situación de violencia y pobreza que nos desquicia. La muerte que nos acecha a diario y que ha colocado a Acapulco en la tercera ciudad más insegura del mundo es la que tiene al pueblo de Guerrero  al borde de la exasperación.

Para las autoridades los hechos de sangre que acontecen  fuera del circuito privilegiado del alto turismo no tienen relevancia, porque son datos que no ayudan a recuperar la buena imagen de Guerrero y opacan el éxito obtenido en la recepción del año en la bahía. Las vidas humanas que se perdieron en el mes diciembre, no fueron más que cifras al margen de la ocupación hotelera. La tragedia es parte de la normalidad democrática. Ninguna autoridad se siente interpelada por los asesinatos, secuestros y extorsiones que a diario suceden. La vida perdió valor y hasta precio. Simplemente pasamos a ser materia inerte, desechable y carne destinada al matadero.

Las autoridades se empecinan en convencer a la gente de que “Guerrero vive la mejor temporada turística en los últimos años” y por lo mismo, debe  festinarlo dándole vuelta a la página de  la violencia. Debe compartir el optimismo del gobierno porque las elites  disfrutaron sus vacaciones sin  sobresaltos al tener a su disposición  policías, militares y marinos. Mientras tanto, el Acapulco del valle de la Sabana, donde se asientan las familias depauperadas que fueron desalojadas del anfiteatro en la década de los ochenta por el entonces gobernador Rubén Figueroa Figueroa, libran una feroz batalla contra el hambre, el desempleo y la delincuencia.

La decrepitud  de los gobiernos priistas y perredistas de Acapulco, que ejercen su  poder confabulados  con el crimen organizado, han dejado en  total indefensión a miles de familias pobres, que ahora son rehenes de este poder destructor. En las colonias de la periferia el poder real  es el de la maña, que cobra cuota a todos los que ahí habitan para que puedan sobrevivir bajo el yugo del sicariato. En Acapulco el mar y la  diversión han sido y siguen siendo privilegios exclusivos de la clase acaudalada, en cambio, la estela de sangre derramada en las periferias del puerto; la  desolación que permea en este valle de lágrimas y la muerte que galopa cada noche, es el destino funesto para las hijas e hijos de los acapulqueños de piel morena.

Los estragos causados por políticos bárbaros, que a punta de pistola bajaron de los cerros a las familias que se aferraban a vivir frente a la bahía,  hizo trisas el futuro de  los acapulqueños que le apostaron a la modernización del puerto desde los años del alemanismo, al permitir su reubicación en las tierras pantanosas de la Sabana  y al ceder ante las promesas falsas de líderes y autoridades corruptas  que promovieron el despojo  de las tierras ejidales de los cultivadores de maíz y de los dueños de las hermosas huertas de coco, cuyas palmeras se erguían junto a los humedales.

La periferia de  las ciudades desquiciada por el crimen es ahora el infierno terrenal. A diario se asesina en promedio a 10 personas. Se acribilla tanto en el centro de Acapulco como en las colonias pobres de Iguala. Se asesina a funcionarios del gobierno,  empresarios, ganaderos, policías comunitarios, comerciantes, amas de casa, comisarios y estudiantes. Se secuestra y extorsiona a presidentes municipales, vendedores ambulantes, taxistas, campesinos e indígenas. Se atenta contra el mismo gobernador en plena costera de Acapulco. La muerte manda porque no hay gobernante capaz que controle a la delincuencia, ni ponga orden al interior de las corporaciones policíacas. Tampoco hay visos de querer  arrancar de tajo toda la red de corrupción que existe al interior de las instituciones públicas y sus ligas con el crimen organizado. No hay indicio alguno que los gobernantes tengan voluntad política  para combatir desde dentro a quienes han cometido crímenes contra los estudiantes, maestros, maestras y luchadores y luchadores sociales.

No hay interés por atender las recomendaciones hechas por la comisión de la verdad  en torno a los crímenes cometidos en el período de la guerra sucia. Tampoco se atienden las recomendaciones de los organismos internacionales ni de la comisión nacional de derechos humanos. Por el contrario, existe una gran muralla que protege a todos los perpetradores y que son parte de esta criminalidad enquistada dentro del estado.

En Guerrero la impunidad es una forma de gobierno que se parapeta para impedir que se depuren las instituciones y se castigue a los que atentan contra la vida, la integridad física y la seguridad de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa y de las familias que han sido víctimas de la violencia impuesta por un gobierno depredador coludido con los grupos de la delincuencia organizada.

El gobierno en lugar de respetar las luchas de los ciudadanos y ciudadanas, de garantizar el derecho a la libre manifestación y de apoyar a las instituciones de seguridad y justicia de los pueblos indígenas, se empecina en fabricar delitos, en perseguir a sus representantes y en encarcelar a quienes considera un peligro para la estabilidad del sistema dominante.

La militarización y gendarmerización del estado no solo es para contener la organización de ciudadanos y ciudadanas que  se oponen a la imposición de un modelo económico extractor de riquezas, sino para impedir que los pueblos generen estrategias de resistencia para defender sus territorios. Se satanizan los  sistemas de seguridad y justicia de los pueblos indígenas al catalogarlos como atentatorios a una legalidad monoétnica. Para el gobierno estos movimientos de base comunitaria representan una amenaza para continuar con el monopolio y el control de las instituciones de seguridad y justicia. Para ellos es un  resquebrajamiento mayor y un cuestionamiento de fondo en su estrategia de seguridad y en la forma de abatir la delincuencia.

No fue casual que haya confinado a penales de alta seguridad a representantes de la policía comunitaria que han tenido el valor de denunciar y detener a personajes que ostentaban cargos públicos en las presidencias municipales por estar coludidos con la delincuencia organizada. Esta osadía fue para las autoridades federales y estatales la peor acción que realizaron en sus diferentes espacios  Nestora Salgado, Gonzalo Molina y Arturo Campos, los líderes más visibles de este sistema comunitario. Los tres enfrentan diferentes procesos penales por supuestos delitos de secuestro, robo, motín, lesiones, privación de la libertad y homicidio, entre otros. Esto mismo han hecho  con Bernardino García, Ángel García, Florentino García, Eleuterio García, Abad Ambrocio y Benito Morales, miembros de la casa de justicia del Paraíso, municipio de Ayutla, acusados de secuestro. Por su parte, el joven indígena Samuel Carranza, perteneciente a la casa de justicia de Zitlaltepec, fue acusado de portación de armas sin licencia. Todos ellos y Nestora fueron nombrados en asambleas comunitarias para asumir el cargo de policías comunitarias y cumplir con las órdenes de la CRAC, que es la instancia máxima de los pueblos indígenas que se encarga de coordinar todos los trabajos relacionados  con la prevención del delito, la investigación de éstos, la emisión de ordenes de aprehensión y la  reeducación de los detenidos.

La lucha contra el crimen emprendida desde las trincheras de los pueblos, debería ser para el gobierno una contribución sin precedentes, sin embargo, los intereses aviesos que existen entre la clase gobernante y la visión racista que impera contra la población indígena, la visualizaron como  una amenaza a los intereses mafiosos. Por eso el gobernador Aguirre Rivero actuó con tanta saña contra  la compañera Nestora Salgado, porque trastocó intereses macrodelincuenciales de su gobierno.  Ella con esa gallardía que le caracteriza está a la espera de una resolución que emitirá el tribunal de justicia del estado de Guerrero, para tomar la decisión de su vida, de declararse por segunda vez en huelga de hambre,  para evidenciar  el trato cruento  que ha sido víctima y pelear hasta la muerte para alcanzar su libertad.

En este Guerrero convulsionado por la violencia, las autoridades son complacientes con las organizaciones criminales que han desangrado al estado. Se apertrechan con el ejército y la gendarmería para contener el movimiento social y someter a la policía comunitaria. Se obstinan en ser los garantes de la evaluación de los docentes, criminalizan a las y los luchadores sociales y se jactan de ser los protectores  de los turistas acaudalados para que disfruten las bellezas naturales de un pueblo combativo que navega a contracorriente entre el mar y  la sangre.

Litoral de 500 kilometros

Extensión territorial 63,794

 

12080902_10156257245360713_114550917_n

Abel Barrera

Antropólogo mexicano y defensor de los derechos humanos. En 1994 fundó el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan en Guerrero, México. Ha recibido diversos premios por su trabajo en la defensa y promoción de los derechos humanos, de Amnistía Internacional Alemania en 2011, y el premio de derechos humanos 2010 del Centro por la Justicia y los Derechos Humanos Robert F. Kennedy, entre otros

 

Texto publicado el 14 de enero de 2016 en Desinformémonos: http://desinformemonos.org.mx/guerrero-en-el-torbellino-de-la-muerte/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s