El derrumbe de Brasil, mensaje para México

Lo ocurrido en Brasil es de primordial interés para México. Hace tres lustros esa nación sudamericana –junto con Rusia, India y China– fue considerada uno de los países emergentes con mayor potencial de crecimiento económico. En 2009, último año de la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, la economía brasileña creció 7.5%, mientras la mayoría de las naciones del orbe enfrentaban la recesión producto del estallido financiero de 2008 en Wall Street.

Hoy Brasil enfrenta la peor crisis política, económica y moral de su historia reciente, lo cual condujo a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, quien está sujeta a juicio político (impeachment).

Estrechamente relacionados, dos factores centrales explican el complejo proceso de deterioro de la nación carioca: la disfuncionalidad de su sistema político y la corrupción sistémica como elemento aglutinador de la debacle. En Brasil, la Presidencia cuenta con amplios poderes administrativos pero adolece de una inmensa debilidad frente a un parlamento pulverizado que obstaculiza la gobernabilidad y propicia la corrupción. “En ningún país, la divergencia entre el Ejecutivo y el Legislativo es tan pronunciada como en Brasil. Ello depende, sobre todo, de que el país tiene el sistema de partidos más débil del continente”, apunta Perry Anderson en el interesante ensayo titulado “Crisis en Brasil” (London Review of Books, 21/IV/16).

Los errores y excesos de la presidenta Rousseff, además de su vulnerabilidad en las dos cámaras del Parlamento, facilitaron el proceso para destituirla, promovido por el Partido Movimiento Democrático Brasileño, al que pertenecen el vicepresidente Michel Temer, quien asumió la Presidencia tras la destitución de Rousseff, así como Eduardo Cunha, cerebro del juicio político contra la mandataria, maestro en el oscuro arte de la cooptación parlamentaria y acusado por la Suprema Corte de aceptar sobornos relacionados con la adjudicación de contratos para la construcción de buques de perforación para Petrobras, así como por el fiscal general de controlar el “oleoducto de sobornos” de la empresa petrolera brasileña que distribuía miles de millones de reales provenientes de compañías constructoras a políticos de la coalición gobernante a cambio de contratos inflados. A principios de mayo, Cunha fue destituido por un juez del Tribunal Supremo como presidente del Parlamento por carecer de la altura moral para el cargo.

Asimismo, el Partido Social Demócrata Brasileño –al que pertenece Aécio Neves, derrotado por Rousseff por sólo tres puntos en la elección de 2014– aprovechó la descendente popularidad de la presidenta para organizar su destitución de la mano de la élite empresarial y apoyados por una campaña mediática contra Rousseff, Lula y el Partido del Trabajo (PT), orquestada por los grandes consorcios de la comunicación de Brasil, encabezados por O Globo.

Por ello, la mandataria y quienes la apoyan consideran su destitución como un “golpe”, a pesar de haber sido aprobada por 55 votos contra 22 en sesión plenaria del Senado brasileño. Ello fue posible debido a que en Brasil existen autoridades judiciales autónomas –el juez Sergio Moro y el fiscal Deltan Dallagnol, por mencionar sólo a dos de ellos– comprometidas con el combate a la corrupción y con el poder efectivo para juzgar y sancionar a quienes la ejerzan, incluidos, como se ha comprobado, los más altos representantes de la élite política y empresarial.

Montada en la ola de prosperidad de su mentor, Dilma Rousseff gozó de un índice de aprobación de 75% durante el primer año de su gobierno; pero su popularidad empezó a descender a partir de 2011, junto con la reducción del crecimiento de la economía (2.75% en ese año y 1% en 2012) hasta llegar a la peor recesión desde 1930. (Al finalizar 2016 se estima que la economía brasileña será 8% menor a la de 2014). En 2013 aumentó la tasa de interés bancaria y se desató una ola de protestas masivas por el alza de las tarifas del transporte público en Río de Janeiro y Sao Paulo, así como por la mala calidad de los servicios de educación y salud del gobierno.

Como se ha mencionado, en 2014 Rousseff ganó la reelección por un margen muy pequeño, ofreciendo elevar el nivel de vida de los trabajadores. Sin embargo, el colapso del precio de las materias primas (principalmente acero, soya y petróleo) la obligó a adoptar medidas de austeridad. Su popularidad empezó a derrumbarse, no sólo por los efectos de la recesión sino porque sus votantes se sintieron engañados, lo cual provocó la ira social.

La operación Lava Jato que investiga una red de corrupción y lavado de dinero, vinculada principalmente al PT, y la detención de Lula para interrogarlo sobre el tema se sumaron al proceso o estrategia para destituir a Rousseff, a pesar de que a ninguno de los dos les han probado delito alguno relacionado con el caso. Sin embargo, como parte de la campaña en su contra, se divulgó la especie de que ambos tuvieron conocimiento aquiescente de los actos de corrupción en Petrobras. Antes de las elecciones presidenciales de 2014, la revista Veja publicó un reportaje sobre la corrupción petrolera con las fotos de Rousseff y Lula en la portada y la exclamación “¡Lo sabían!”

Dilma Rousseff no será juzgada por esos delitos. Durante los próximos seis meses, los senadores discutirán si la presidenta cometió crimen de responsabilidad hacia la República al alterar las cuentas públicas para equilibrar los balances presupuestales de un año para otro mediante préstamos a bancos públicos. El artículo 86.5 de la Constitución brasileña establece que la violación de la ley presupuestaria es motivo de juicio político al presidente. El resultado del juicio es incierto como lo es el futuro de Brasil bajo el mando de Michel Temer, quien dará un giro a la derecha para tratar de estabilizar la economía y sacar al PT del poder.

En Brasil, como en México, la corrupción es sistémica. Lo que nos distingue es que entre nosotros la impunidad y el disimulo están por encima de la justicia. Las consecuencias de esta aberración política, jurídica y ética en nuestro país aún están por verse.

 

Proceso: http://www.proceso.com.mx/442023/derrumbe-brasil-mensaje-mexico

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s