El Guerrero de Astudillo arde: empresarios se arman contra la violencia, el priista la minimiza

El priista Héctor Astudillo Flores ganó las elecciones del 7 de junio de 2015 en Guerrero, en medio de la crisis que heredó del Gobierno del perredista Ángel Aguirre por la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa. Las promesas fueron muchas en torno a la seguridad, pero las acciones pocas. Y ahora lo único que crece en la entidad es el cierre de escuelas y comercios, el uso de armas de fuego entre civiles, y la operación del crimen organizado y los homicidios.

El Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, en una reunión con integrantes de la Coparmex Acapulco. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

 

 

El estado de Guerrero solía ser uno de los destinos principales del turismo nacional e internacional del país, privilegiado por contar en su territorio con el llamado Triángulo del Sol –formado por las ciudades de Acapulco, Zihuatanejo y Taxco–. Pero ahora, lejos de verse como un lugar turístico, se destaca por una ola de violencia que no cesa.

De a cuerdo con Pedro Almazán Cervantes, Secretario de Seguridad Pública del Gobierno del estado, la violencia en la entidad se ha desatado por el enfrentamiento entre los grupos del crimen organizado como Los Rojos, Los Ardillos, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de los Beltrán Leyva y otros.

El puerto de Acapulco ha sido uno de los lugares más afectados por la violencia, ya que se ha convertido en el escenario de cientos de ejecuciones. Sólo en la temporada vacacional del mes de marzo –la de Semana Santa– en ese puerto se reportaron 36 asesinatos.

Durante el fin de semana pasado, del 8 al 10 de julio, se registraron 11 muertos en distintos hecho violentos, entre ellos, un menor de 10 años.

Aunado a esto, los secuestros, extorsiones y pago por derechos de piso de los que son víctimas los empresarios los han llevado a solicitar permisos para portar armas.

Roberto Jacinto de la Cruz, representante de los empresarios que forman parte de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Cervytur) de esa entidad, declaró que unos 400 empresarios están interesados en armarse.

Por su parte, Evodio Velázquez Aguirre, Presidente Municipal de Acapulco, declaró que no avala esta decisión pero añadió que tienen derecho a portar un arma siempre y cuando esté dentro de la Ley.

Y no son los primeros, a finales de junio la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de Chilpancingo dijo que al menos 100 empresarios solicitaron ante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) permiso para portar armas.

Según Adrián Alarcón Ríos, Presidente de la Coparmex en Chilpancingo, al menos la mitad de las solicitudes ya fueron autorizadas por lo que los empresarios podrán portar armas para la protección de su integridad física y de sus establecimientos. “No hay de otra”, dicen ellos.

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en los primeros cuatro meses del 2016 se registraron 692 homicidios dolosos en el estado, y en mayo Guerrero ocupó el segundo lugar en este delito con 23 homicidios por cada 100 mil habitantes –superado sólo por Colima– sin que el Gobierno del priista Héctor Antonio Astudillo Flores tenga una clara estrategia para mejorar la seguridad de la entidad.

ASTUDILLO MINIMIZA LA VIOLENCIA

Más que ofrecer una solución a la marea de violencia en el estado, Héctor Astudillo ha optado por minimizar los hechos y realizar controvertidas declaraciones. A mediados de mayo, Astudillo declaró que pensar que en Guerrero desaparecería a violencia sería como decir que la Navidad ya no se celebraría el 24 de diciembre.

Antes, en abril, tras el cierre de decenas de negocios afectados por la extorsión de grupos criminales, el priista declaró que el problema no debía magnificarse y aseguró que la delincuencia vinculada al crimen organizado no había afectado la actividad turística en la entidad.

“Con toda la normalidad pese a las dificultades y adversidades que tenemos, por las circunstancias que existen relacionadas con la violencia, pero como Gobernador con toda la contundencia les digo que no tenemos afectaciones turísticas”, dijo.

Para Héctor Astudillo el estado se ve más afectado por los recientes bloqueos de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) en contra de la Reforma Educativa que los continuos asesinatos en la entidad.

El Gobernado aseguró que la gente cuando sabe que la autopista está bloqueada no va, porque el viaje les llevará medio día, sin embargo, cuando se enteran de un homicidio doloso “saben perfectamente en qué condiciones se está dando”.

NUEVE MESES SIN SOLUCIONES

Héctor Astudillo Flores ganó las elecciones del 7 de junio de 2015 en medio de la crisis que el Gobierno de Ángel Aguirre Guerrero del Partido de la Revolución Democrática (PRD) dejó por la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Sin embargo, el entusiasmo fue mucho y las acciones han sido pocas ya que con apenas nueve meses a la cabeza del Gobierno estatal, Astudillo Flores no tiene modo de sacar a Guerrero del nublado panorama, donde crece el cierre de escuelas y comercios, y ahora también aumenta el uso de armas de fuego entre civiles, mientras repuntan la operación del crimen organizado y los homicidios.

 

 

Sinembargo: http://www.sinembargo.mx/17-07-2016/3067316

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s