Clamor de justicia en San Juan Chamula, tras la barbarie

Familiares del alcalde Domingo López González y del síndico Narciso Lunez Hernández, asesinados el sábado en la plaza central de esta cabecera municipal junto a otras tres personas, exigieron a las autoridades estatales la captura de los responsables de estos crímenes y el desarme de todos los grupos civiles que operan en esta región de los Altos de Chiapas.

Una larga caravana de vehículos partió de San Cristóbal de las Casas con el cuerpo de Narciso Lunez Hernández al mediodía del domingo para ser trasladado unos 10 kilómetros hasta la cabecera municipal donde vivía.

La carroza con el ataúd de Lunez Hernández pasó frente a la presidencia municipal y la plaza donde ayer su cuerpo quedó tendido por los balazos y garrotazos que recibió de pobladores que llegaron de unas 30 comunidades para reclamar recursos para las mujeres artesanas y obra pública al ayuntamiento del que formaba parte.

Foto: Isaín Mandujano

 

 

En un cerro, la casa de block del síndico esperaba su cuerpo entre llantos de mujeres y niños; muchos de ellos vieron el cadáver inerte de Lunez Hernández.

Manuel Collazo Gómez, presidente de una organización de indígenas evangélicos de los Altos de Chiapas, llegó con arreglos florales. En entrevista, exigió que las autoridades estatales esclarezcan este crimen, el del alcalde, del regidor, del chofer del ayuntamiento y de un lugareño.

Collazo evitó señalar a personas o grupos y dijo que es responsabilidad de las autoridades indagar y detener a los responsables de este quíntuple homicidio.

Los hombres armados que llegaron entre la multitud llevaban armas AK-47, según los videos en los que se les ve encapuchados.

Collazo Gómez se trasladó después a la comunidad de Yitic, unos 40 kilómetros fuera de la cabecera municipal, colindante con el vecino municipio de Chenalhó, donde estaba el cuerpo de Domingo López González.

Los arreglos florales. Foto: isaín Mandujano

 

 

Afuera, unos 200 policías estatales cuidaban los alrededores de la casa donde era velado el cuerpo.

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), Jorge Llaven Abarca, inspeccionaba las condiciones para la llegada del gobernador Manuel Velasco Coello.

Cuando se esperaba que el helicóptero del mandatario aterrizara, una masa de nueve cubrió la región y se desató un fuerte aguacero.

En las casas vecinas las mujeres improvisaban cocinas donde juntaban leñas, hacían fogatas y cocían el caldo para darle de comer a la multitud.

Decenas de rejas de refresco, cajas de agua y cerveza eran repartidas entre los asistentes a la casa donde vivía el alcalde asesinado ayer sábado.

La banda de música con tambora alternaba su turno con un mariachi junto al féretro del alcalde de 53 años, padre de ocho hijos, seis hombres y dos mujeres.

Muchos de sus amigos y familiares estaban ebrios. Lloraban. Los arreglos florales saturaron aquel espacio ahumado. Varias mesas de veladora estaban frente a su fotografía oficial de presidente municipal de San Juan Chamula.

López González era el primer alcalde en la historia de San Juan Chamula que repetía en ese cargo. Nunca antes nadie había sido dos veces, pues los usos y costumbres no lo permitían.

La casa del alcalde asesinado. Foto: Isaín Mandujano

 

 

Si bien ya había sido alcalde por el PRI del 2007-2009, como candidato del PVEM, rompió la hegemonía del tricolor en ese municipio de los Altos, donde en toda su historia nunca había gobernado un partido diferente.

Su esposa Pascuala González Hernández exigió al gobierno que castigue a los responsables por el asesinato de su esposo. Inconsolable, la mujer indígena ahora viuda pidió que el gobierno capture a los que llegaron el sábado dispuestos a matar a su marido.

Los indígenas tzotziles respetan por tradición el domingo. Nunca entierran a un familiar en el día de guardar. Muy católicos tradicionalistas, esperarán este lunes para darle sepultura a los cuerpos.

***

Hoy no hubo domingo de plaza en San Juan Chamula. Cientos de policías estatales la tenían tomada. Policías antimotines cuidaban el edificio desde cuyo palco habló por última vez el alcalde.

El sábado, al ver que la multitud que llegó a reclamarle recursos para artesanas y para obra pública, el edil intentó tranquilizarlos con una arenga, sin embargo se enfurecieron y empezaron a lanzarle piedras.

El edil bajó del edificio por las escaleras y al pretender escapar por una puerta trasera, de un garrotazo fue derribado, ya en el suelo otro más.

Velorio del alcalde de San Juan Chamula. Foto: Isaín Mandujano

 

 

Desmayado, fue arrastrado hacia la plaza central. A menos de 10 metros de la presidencia municipal pintada de verde y las oficinas del PRI municipal, sus adversarios, quedó su cuerpo tendido donde le lanzaron varios garrotazos.

Hasta que se acercó un hombre encapuchado apuntándole con una AK-47. “¡Dale, dale, dale, dale!”, gritaba la multitud que azuzaba la ejecución. Sin más, el hombre dispara. A corta distancia en la cabeza, al sonar el balazo su cuerpo rebotó en el concreto. Esto según el video que empezó a circular en las redes sociales entre los lugareños.

Con la lluvia del sábado por la tarde, la sangre del alcalde empezó a ser lavada del concreto. Hoy, hombres y mujeres llegaban a ver el lugar donde quedó su cuerpo. Aún quedaban manchas de la sangre del presidente. Otros más contaban los balazos que se impactaron en toda la fachada de la presidencia municipal.

 

Por

Proceso: http://www.proceso.com.mx/448428/clamor-justicia-en-san-juan-chamula-tras-la-barbarie

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s