En Querétaro un silencio ominoso sobre feminicidios y desaparición forzada

Fue en noviembre del 2012, cuando la titular del Instituto Queretano de la Mujer (IQM), María de Lourdes Alcántara, esposa del entonces Secretario de Gobierno de Querétaro, José López Portillo, dio a conocer en conferencia de prensa un reporte que aseguraba que 48 mujeres se encontraban en calidad de “extraviadas”, según el dato de la propia Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

“Muchos volteamos a ver esta problemática, nunca nos imaginamos lo que iba a pasar después, nuestro único referente en ese momento era Ciudad Juárez”, explica en entrevista con Desinformémonos, Aleida Alejandra Quintana Ordaz.

Un mes después de las declaraciones de la responsable de la institución de ayuda para las mujeres, el gobierno se contradice. Berenice López, vocal ejecutiva de la Unidad de Información del gobierno de Querétaro, expreso a periodistas de los semanarios Libertad de Palabra y Proceso, que solicitaron información sobre las 48 mujeres “extraviadas”, que esa información es “reservada”.

Las organizaciones civiles de Querétaro, hasta ese momento solo habían trabajado en derechos sexuales y reproductivos, o bien en derechos de los pueblos indígenas, “no imaginábamos estas problemáticas de extrema violencia contra mujeres. Las desapariciones eran consideradas como fenómenos nuevos, se hablaba mucho de estas niñas en situaciones de desaparición y de las justificantes, que eran que se había ido con el novio o de fiesta”.

Aleida Quintana, es una joven defensora de los derechos humanos de veintinueve años, antropóloga por la Universidad Autónoma de Querétaro, ha trabajado con mujeres y jóvenes en comunidades indígenas, participa en el movimiento feminista estatal y es integrante del Grupo Interdisciplinario T’eKéi, recibió este año el premio “Cecilia Loria Saviñón” otorgado por la Red de Mujeres Feministas de Querétaro.

El premio “Cecilia Loria Saviñon”, es un reconocimiento en el estado de Querétaro a activistas que luchan por los derechos humanos. El nombre de Cecilia Loria Saviñon es un referente la lucha social, muere de cáncer el 7 de diciembre de 2008, fundadora del Grupo de Educación Popular de Mujeres, A.C, diez años dedico su vida al lado de Rosario Ibarra de Piedra en el Frente Nacional contra la Represión (FNCR), fue alfabetizadora en 1978 en comunidades en de la Costa Grande del estado de Guerrero, en 1995 impulsora de la Convención Nacional Democrática (CND) convocada por el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

“De la desaparición de las niñas, nadie decía nada; las instituciones públicas e incluso algunos funcionarios salieron a desmentir, que no existía tal situación”, señala la defensora de derechos humanos.

El 25 de noviembre del 2012, en Universidad Autónoma de Querétaro se realizó un evento académico que se llamó “Vivas se las llevaron, vivas las queremos”, donde participaron periodistas, académicos y activistas de Ciudad Juárez. Al evento recuerda Aleida Quintana, que llegaron familias de desaparecidas y desaparecidos de Querétaro, “no había organizaciones que trabajaran el tema, para todas fue algo nuevo”.

Uno de los acuerdos de esta reunión fue impulsar una campaña que se llamó “Juntas nos Cuidamos”, que estuvo a cargo de la Red de Feministas de Querétaro. Esta campaña consistía en alertar mediante un folleto la prevención de ser víctima de este delito.

“Cuando llegan los familiares de las personas desaparecidas al evento, las organizaciones nos sentimos rebasadas, algo desconocíamos ¿por qué en este Estado? ¿qué está pasando”, nos preguntábamos cuando escuchábamos la exposición de los casos.

Estudiantes de criminología y antropología, realizaron una campaña en febrero de 2013, con el apoyo de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y de Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). El proyecto consistió en capacitar a setenta y dos promotores universitarios de nivel licenciatura de la UAQ, sobre prevención, desaparición, trata de personas, así como de derechos humanos y perspectiva de género. Se implementó la campaña de información y se imprimieron dos mil 600 folletos, además de realizar foros de información.

A partir de estas actividades el grupo del que es integrante Aleida Quintana, comienzan a recabar datos y diseñar fichas de las personas desaparecidas, algunas con información de la propia Procuraduría del Estado de Querétaro, que se publican en su página en internet, “la intención era tener un diagnóstico cercano a lo estaba pasando en el Estado”.

Se detectaron anomalías para verificar y acopiar los datos, por ejemplo “que las autoridades borraban de la base nombres de personas que aún seguían en situación de desaparición. Ellos, manipulaban la información y lo que hacían era mantener entre ciento cincuenta, a ciento setenta, las fichas de desaparición en la página oficial, cuando excedían borraban los datos de personas que habían desaparecido años antes, personas que seguían en situación de desaparecidas. A la fecha esa es la dinámica de mantener la misma una misma cifra. Sin embargo, estas personas siguen desaparecidas a pesar que borren su nombre”.

Esta información recabada les ayudó para la campaña de sensibilización que en 2013 impulsaron, “es en estas fechas cuando comienzan a recibir amenazas por parte de servidores públicos. Los familiares de las personas desaparecidas se nos acercan y comenzamos a realizar una investigación, sobre las necesidades del proceso de denuncia”.

Una de las tareas de Aleida Quintana y del Grupo Interdisciplinario T’eKéi, fue “documentar las consecuencias que viven las familias y en la comunidad”.

De la documentación al acompañamiento

Esta tarea cambio la vida del colectivo de derechos humanos y de Aleida Quintana. El trabajo comenzó y el proceso para documentar la denuncia, la investigación, la búsqueda y su localización.

“Cuando se llega a localizar a las personas se les pregunta: ¿qué fue lo que paso? ¿quiénes se los llevaron y a dónde? ¿bajo qué situaciones estuvieron?”.

El último boletín que dio a conocer el Grupo Interdisciplinario T’eKéi, fue el 8 de junio 2016. En el comunicado las defensoras de derechos humanos externan su preocupación por los constantes comunicados oficiales de la Fiscal General del Estado a cargo de su titular Alejandro Echeverría Cornejo, donde aseguró, “que el 92.8% (noventa y dos por ciento) y 93% (noventa y tres por ciento) de las desapariciones en Querétaro se dan de manera voluntaria”.

Sin embargo, en el comunicado emitido por las defensoras de derechos humanos exponen que las personas desaparecidas en el estado de Querétaro, de entre de 2015 a junio del 2016, se contabilizaron un total de 617 personas desaparecidas reportadas ante el Ministerio Publico en Querétaro, de las cuales 298 fueron varones (220 adultos y 78 niños) y 319 mujeres (106 adultas y 213 niñas).

“Lo que hemos documentado es que en su mayoría en el caso de mujeres son menores de edad entre 11 y 17 años de edad, fueron desaparecidas 160 niñas de un total de 213, el caso de los hombres es todo lo contrario son 160 son adultos desaparecidos de un total de 298 personas”, numera Aleida Quintana.

La defensora de derechos humanos menciona que “no son todos los datos, pues en muchos casos los servidores públicos, les recomiendan a los familiares que se esperen, que no se acerquen a organizaciones civiles, ni que tampoco lo hagan público los casos, esos datos aún no se conocen”.

Feminicidios la otra cara de las desapariciones de mujeres

Lo que se encontró en las investigaciones del 2014 al 2016, informa la antropóloga, “es que son más frecuente los feminicidios de tipo sexual sistémico, que significa que no hay una relación directa con la víctima, por el contrario, son feminicidios que quedan en total impunidad, porque no se inician investigaciones inmediatas para dar con el agresor y donde la mujer sufrió violencia extrema previa al asesinato”.

Las mujeres desaparecidas, asesinadas, mutiladas son muestra de un grave deterioro de la sociedad y también de violencia extrema. “Son mujeres que son localizadas en la vía pública, desnudas o semi desnudas con mutilaciones en algunas partes de su cuerpo, con signos de violencia física y violencia sexual”.

“Tenemos casos en donde a mujeres son desolladas; mujeres a las que se les ha dejado caer rocas enormes sobre su rostro con la finalidad de que no sean identificadas; son crímenes de odio contra las mujeres que tienen como finalidad el uso del cuerpo de la mujer, pero también nosotros hemos detectado que pueda ser un mecanismo para enviar mensajes de grupos delictivos al gobierno, a delictivos contrarios o bien a la misma sociedad”.

La prensa en Querétaro; un trabajo que consiste en el silencio

“En noviembre del 2014, exigimos al procurador del estado información sobre 1,270 mujeres desaparecida de los años 2009 al 2013. El procurador salió y declaró ante los medios de comunicación que en Querétaro “no había ningún solo desaparecido, y los medios de comunicación en esa ocasión no callaron”.

En este momento, aclara que los medios de comunicación están siendo silenciados, “ningún medio de comunicación está cubriendo lo que están diciendo las organizaciones civiles, por el contrario, están publicando solo los boletines oficiales que la misma Fiscalía General del Estado”.

La antigua administración era muy represora contra las organizaciones civiles, a pesar de eso, “los medios de comunicación tenían cierta ‘libertad de expresión´, que les permitían hablar de estos temas, nosotros dábamos a conocer boletines de prensa y se publicaban, aunque el procurador saliera después y desmentía las cifras”.

Dos años después de que iniciamos las denuncias no hemos dado cuenta que ahora la estrategia es que las imágenes son manipuladas, “en algunos casos las mujeres que han sido localizadas, son forzadas por servidores público de la Procuraduría del Estado, para que realicen videos donde ellas atestigüen que ellas se fueron con su novio y que no existe delito, las mujeres que están siendo víctimas de desaparición o trata, son manipuladas y exhibidas públicamente”.

Manifiesta que los medios de comunicación se prestan para hacer este tipo de juicios sociales, “la intención es que la sociedad las rechace y se forje en su entorno odio y burla”. Esto genera una “problemáticas al interior de las comunidades, ya que lo que dice la procuraduría, la fiscalía y medios de comunicación se confronta con los familiares y la comunidad. En algunos casos, familias de víctimas deciden mejor retirarse del estado, provocando que sea mayor la impunidad, porque saben que no hay justicia y no se va a dar con los agresores”.

En Querétaro en 2014 se tipifico la desaparición forzada como un delito, denominada Ley para Prevenir, Investigar, Sancionar y Reparar la Desaparición de Personas en el Estado de Querétaro, sin embargo, no se cuenta con un protocolo para atender la desaparición de personas.

“Existe un comité que da seguimiento a la Ley, de la cual forma parte la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro, pero a las sesiones no asisten estos servidores públicos, y se cancelan las reuniones. Obviamente falta de interés de trabajar, hay un desinterés completo. Es letra muerta, no hay protocolo”, concluye Aleida Quintana.

 

Foto: Marcela Robles/ Grupo Interdisciplinario T’eKéi

Moisés Quintana Guerrero/ Jaime Quintana Guerrero

Desinformémonos: https://desinformemonos.org/en-queretaro-un-silencio-ominoso-sobre-feminicidios-y-desaparicion-forzada/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s