Los agravios a Mile, la colombiana asesinada en la Narvarte

Días antes del aniversario de los asesinatos de Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete, Rubén Espinosa y la colombiana Mile Virginia Martín en la colonia Narvarte, Yarima Merchán Rojas, coordinadora de Me Muevo por Colombia, contactaba a sus paisanos residentes en México para manifestarse frente al inmueble donde ocurrió el multihomicidio.

mile-1024x576.jpg

 

Hace un año organizó una manifestación para exigir el esclarecimiento del caso, pero sobre todo para pedir que se limpiara el nombre de su paisana Mile Virgina, quien según los medios de comunicación era prostituta y traficante de drogas. Esa versión la filtró la procuraduría capitalina.

Desde el principio, Merchán Rojas, egresada de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, y sus compatriotas enviaron cartas al entonces embajador de su país, José Gabriel Ortiz, para que exigiera a las autoridades capitalinas el esclarecimiento del caso y “presentar la verdad en prensa de quién era la víctima”.

El tratamiento de los medios a las víctimas del multihomicidio, en particular a la colombiana, es considerado discriminatorio por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), según la Opinión Consultiva 02/2015, realizada a petición de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Perla Gómez Gallardo.

El documento, entregado a la CDHDF el 9 de noviembre de 2015, sostiene: “A raíz del flujo de información procedente de la PFJDF empezaron a publicarse en los medios de comunicación, de manera sistemática, una serie de versiones y análisis periodísticos respecto a los motivos, causas, líneas de investigación, hipótesis, testimonios, entre otros, que al momento de reportarse e interpretarse en medios de comunicación, evidenciaron la presencia de acciones de estigma, prejuicio y estereotipos discriminatorios sobre la ocupación de las víctimas, su procedencia, el aparente móvil de los asesinatos y descripciones sobre la forma en que éstos ocurrieron por parte de un presunto perpetrador”.

El informe del Copred, presidido por Jacqueline L’Hoist Tapia, analiza un dossier entregado por la CDHDF el 21 de agosto de 2015, con una selección de 31 notas periodísticas de Reforma, Excélsior, El Universal, La Prensa, La Razón y El Gráfico, entre ellas una columna de Ciro Gómez Leyva publicada el 21 de agosto de 2015.

Según el material analizado, el “estilo de vida de las víctimas, su modus vivendi, fue lo que originó los asesinatos”.

En el caso particular de Mile Virginia, el dictamen del Copred estima que en las notas informativas “se alude a la nacionalidad extranjera de las personas que vivían o asistían a dicho lugar (el departamento de la Narvarte) para consumir drogas, hacer desmanes o consumir alcohol”.

Del análisis de la columna de Gómez Ley­va, el Copred advierte que el texto “visibiliza el prejuicio, estigma, estereotipo y criminalización hacia la víctima Mile Virginia Martín, a través de la obtención de supuestas declaraciones ministeriales del C. Daniel Pacheco Gutiérrez en las que se transcriben frases despectivas”, para referirse a la mujer asesinada.

La comunidad artística y humanística de Xalapa realizó un homenaje en la Plaza Lerdo en memoria de Nadia Vera, Rubén Espinosa, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete y la colombiana Mile Virginia Martín, asesinados el pasado 31 de julio en la colonia Narvarte del DF. Foto: Yerania Rolón

Versiones sesgadas

 

Tras un análisis con estándares internacionales, como el Código Internacional de Ética de la UNESCO, y sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el derecho a la honra y dignidad versus el derecho a la información, el organismo considera que “la difusión realizada a través de diversos medios de comunicación sobre el origen de las víctimas, particularmente el de la C. Mile Virginia Martín –de nacionalidad colombiana–, los señalamientos de sus vínculos al trabajo sexual, así como a una aparente vida relacionada con desmanes, consumo de drogas, y trabajo sexual comercial, promueven la creación de estigmas y prejuicios en agravio de las víctimas”.

El organismo local, recomienda en su dictamen dirigido a Gómez Gallardo “solicitar la intervención del Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación”, ya que la regulación de medios de comunicación es de competencia federal, a través de la Secretaría de Gobernación.

Más allá del desprestigio en medios que sufrió la imagen de Mile Virgina Martín, la situación es aún más grave en el ámbito judicial, advierte Karla Michel Salas Ramírez, directora del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, coadyuvante en el caso.

A un año de los hechos, la PGJDF “ha basado su investigación en prejuicios y estereotipos: como Mile era colombiana, ubican el móvil como una asunto de narcotráfico, y como era una mujer sumamente guapa, que fue reina de belleza y se dedicaba al modelaje, la señalan como prostituta”, reprueba Salas Ramírez.

Sin embargo, apunta, “no hay nada en el expediente que sostenga esa hipótesis del supuesto nexo entre Mile y los tres acusados del multihomicidio; el riesgo es que el caso quede en impunidad, porque la juez del caso podrá otorgar una sentencia condenatoria, pero al paso del tiempo se puede venir abajo por las graves inconsistencias”.

Expresidenta de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos, Salas Ramírez contrapone la versión sostenida por la procuraduría capitalina con los escasos elementos que se han ido aclarado en relación a la joven colombiana.

Para ello retoma la declaración ministerial de Daniel Pacheco Gutiérrez, filtrada a periodistas, en la que se refiere que antes de ser asesinada Mile habría consumido cocaína y sostenido relaciones sexuales con otro de los acusados.

Sin embargo, dice, “en los exámenes toxicológicos, Mile sale limpia de alcohol y cualquier tipo de droga”.

Sobre la versión de que el móvil del crimen fue la disputa de un “tabique de droga” que Mile habría recogido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), “pedimos a la PGJ que se revisaran los videos, si Mile acudió a recoger lo que ellos dicen, podrían identificarla”.

La comunidad artística y humanística de Xalapa realizó un homenaje en la Plaza Lerdo en memoria de Nadia Vera, Rubén Espinosa, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete y la colombiana Mile Virginia Martín, asesinados el pasado 31 de julio en la colonia Narvarte del DF. Foto: Yerania Rolón

Agravios a Mile

 

El 10 de septiembre de 2015, el agente del Ministerio Público José Francisco Coronilla Argueta solicitó al inspector general del AICM, Ricardo Arredondo Fierro, una “búsqueda minuciosa” en las grabaciones de imágenes comprendidas entre el 15 de junio y el 31 de julio de 2015, con el fin de identificar a la joven colombiana.

“Se revisaron más de 400 horas de video del aeropuerto y no encontraron nada, entonces, para la autoridad ser colombiana ¿es igual a droga? En el departamento se encontraron pastillas, pero no eran de Mile”, abunda.

Un elemento más con el que se ha pretendido ligar a la colombiana con los perpetradores del multihomicidio tiene que ver con la telefonía.

“En el lugar de los hechos, no estaban los teléfonos de Nadia ni de Rubén, aparece un Blackberry que la autoridad determina que es de Yesenia. Sin embargo, el manejo que se ha dado es que era de Mile, y en los supuestos nexos con esos sujetos (los presuntos perpetradores), y lo peor del caso es que el teléfono de Mile tampoco aparece en la escena del crimen”, apunta.

Michel Salas enuncia que a un año del multihomicidio, la PGJ no se ha comunicado con la familia de Mile para confirmar su deseo de que Salas los represente y recupere las pertenencias de la joven modelo, pues de forma “por demás irregular pidió opinión al consulado colombiano por la carta notariada que entregó la familia en Colombia”.

La abogada agrega que entre los agravios que sufrió la familia de Mile Virgina están las omisiones para preservar el cuerpo de la víctima, que llegó a Bogotá varias semanas después del crimen “en estado de descomposición”.

Desde Colombia, Freddy, hermano de Mile, envió a sus paisanos en México un mensaje para ser leído durante el homenaje que se rendirá a las víctimas frente al edificio de Luz Saviñón, y que remata con el siguiente párrafo: “Dios permita que se haga justicia y que tu muerte y las de Yesenia, Alejandra, Nadia y Rubén, que partieron contigo, no queden en la impunidad. Justicia, por favor”.

 

Por

Proceso: http://www.proceso.com.mx/449535/los-agravios-a-mile-la-colombiana-asesinada-en-la-narvarte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s